lunes, 11 de mayo de 2009

La importancia de la microenseñanza.

La microenseñanza, se inició en la Universidad de Stanford, en 1963, con profesores período de formación. Al principio, se fingían situaciones típicas ante las que se debía enfrentar el futuro profesor.
La microenseñanza es un procedimiento de entrenamiento cuyo propósito es simplificar la complejidad del proceso normal de la enseñanza. En la práctica de la microenseñanza, la persona que se adiestra se involucra en una situación reducida a escala. Así, por ejemplo, el tamaño de la clase queda reducido a un pequeño grupo de cuatro a seis alumnos (que pueden ser voluntarios que quieran participar en actividades del laboratorio o personas remuneradas por su participación).
En lo relativo a tiempo de clase, la lección se reduce a cinco o diez minutos. También se reducen los trabajos de enseñanza, los cuales pueden incluir : práctica y dominio de una capacidad específica (exposición de temas, dirección de discusiones e interrogatorios), y práctica y dominio de estrategias específicas (flexibilidad, uso alternativo de curricular, materiales de instrucción y manejo de la clase).
La "micro-lección" se registra en cinta magnética o en vídeo- tape, y el profesor en cuestión se ve y se oye a si mismo inmediatamente después de la lección.
El análisis de la clase, hecho por el propio profesor, esta así basado en una auténtica retroalimentación : la cinta magnética o el vídeo-tape, más la reacción de los alumnos, más el análisis y las sugerencias de un supervisor. Todo esto ayuda al profesor a reestructurar la lección y volverla a enseñar inmediatamente a un nuevo grupo de alumnos. El paso siguiente es repetir el mismo ciclo; mayor valoración de los estudiantes y más supervisión y consejos para el mejoramiento ulterior cuando enseñe otra vez, lo que puede ser inmediatamente o varios días después.
Esta secuencia se práctica generalmente en un laboratorio de microenseñanza en una institución para el entrenamiento de profesores, o en un programa de servicio interno de entrenamiento en escuelas regulares.

La microenseñanza tradicional se compone de diversos aspectos que se van abordando en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los aspirantes a docentes.
a). Comunicación en el aula
En la microenseñanza de los primeros años, se daban algunas reglas de oro para dirigirse a los alumnos. Por ejemplo, hablar con dicción y claridad, utilizar el vocabulario adecuado y procurar la modulación de la voz.
b). Manejo de apoyos visuales
Este aspecto es probablemente el mejor conocido de todos. Cualquier maestro sabe que durante una clase expositiva se debe procurar no obstruir con el cuerpo aquello que acaba de escribir; al utilizar el pizarrón, observar cierto orden que permita el seguimiento visual de la audiencia, borrarlo de manera uniforme y no colocarse detrás de una lámina perdiendo el contacto visual con los alumnos.
c). Variación de estilos de aprendizaje:
Se refiere a la planeación misma de la enseñanza con la que se trabaja en el diseño de estrategias, la selección y organización de recursos, atendiendo a diferentes canales de percepción para obtener condiciones estimulantes para el aprendizaje. La planeación de actividades diversas denota una visión incluyente que otorga oportunidades a alumnos que privilegian los estímulos visuales, auditivos o cinestésicos, entre muchos otros.

*Ventajas de la microenseñanza:

En el sistema tradicional de formación de profesores, se trabaja a un nivel teórico, con el estudio de asignaturas generales (matemáticas, literatura, etc.) y específicas (psicología, didáctica, etc.) que le preparan para su función docente. Esta formación es básica, pero se la tacha de ser demasiado verbalista y abstracta siendo difícil su aplicabilidad a la realidad docente posterior.
La observación de la enseñanza de otros profesores constituye el primer paso de acercamiento a la realidad. El profesor o profesores observados viene a constituirse en modelo de aprendizaje práctico. Pero este aprendizaje tiene sus peligros: ¿es un modelo cualificado o también puede ser un modelo negativo? ¿La mayor experiencia es una garantía de una mejor enseñanza? ¿No restringimos las posibilidades de estilos y metodologías diversas ante unos modelos concretos de realizar la función docente?.
Tales deficiencias pudieran compensarse en la observación diaria de sus propios profesores, presuponiendo que el estilo docente de los mismos es altamente cualificado, pero esta hipótesis no se confirma ordinariamente.
En cambio, a través de la microenseñanza se ofrece la posibilidad de observar modelos seleccionados según los criterios pedagógicos que consideramos válidos y representativos de estilos y metodologías diversas.
*Opinión:
La microenseñanza me parece un elemento importante para la preparación de los profesores. Es muy practico para ensayar una clase o simplemente romper el hielo que se puede llegar a formar con el profesor y alumnos. Además de utilizar tecnología de punta y permitirte intentar otras formas de dar una clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada